Analizador Cuántico Bioeléctrico

El cuerpo humano está formado por billones de células en contínuo crecimiento, desarrollo, diferenciación, regeneración y apoptosis; todas ellas poseen un núcleo atómico como unidad básica celular, y electrones girando alrededor de él, a altas velocidades y emitiendo constantemente campos electromagnéticos.

La medicina cuántica considera que la enfermedad, sea de origen físico, químico, mental, emocional, espiritual o electromagnético( radiaciones, geopatías…), se produce cuando el flujo vibratorio de electrones alrededor del núcleo cambia, transformando las cargas y frecuencias electromagnéticas de los átomos, moléculas, células y órganos, es decir de la MATERIA: no hay que olvidar que la materia, sea sólida, líquida o gaseosa, no es más que energía en distintos grados de manifestación o vibración.

Por tanto, todas las células, órganos y estructuras corporales, en condiciones de salud óptima, emiten en unos rangos de frecuencia electromagnética y de potencial eléctrico, sin embargo, cuando un órgano enferma o un valor en el cuerpo se altera, estas cargas se distorsionan despolarizando las células, las cuales van paulatinamente perdiendo electrones y desviándose a frecuencias de vibración anómalas( al igual que una batería que se va descargando poco a poco).

Los distintos dispositivos de biorresonancia y de bioelectricidad presentes en el mercado, a través de electrodos colocados en las manos, en la cabeza o en otras zonas del cuerpo, realizan mediciones de rangos de temperatura, de luz infrarroja y de espectros de frecuencia, y mediante un software y un interface muy sofisticados, son capaces de registrar una amplia gama de frecuencias y de captar las que emiten en valores que se salen de lo fisiológico: así como en un análisis de sangre, a través de método bioquímicos, se registra resultados mínimos y máximos de distintos parámetros hemodinámicos, inmunológicos, hormonales…., estos aparatos realizan la misma función, pero sirviéndose de la bioelectricidad y de campos electromagnéticos( como en los TAC y Resonancias Magnéticas ), y llegan a detectar la señal de posibles disfunciones y patologías en el organismo: por ejemplo una célula en hipoxia emite a una frecuencia electromagnética distinta a una célula normal, una célula sana emite a un potencial de 70 milivoltios, por debajo de ese valor, se inicia una disfunción celular, la cual mantenida en el tiempo, puede llegar a provocar una patología orgánica o enfermedad; el cerebro en situación basal de relajación de ondas alfa, emite a una intensidad de 10 picoteslas y frecuencia de 8 hertzios.

Los analizadores cuánticos bioeléctricos utilizan la más alta tecnología aerospacial, la cual se inició en los años 60 durante la carrera por la conquista del espacio; en ese momento empezaron los estudios de este tipo, sobre todo en Estados Unidos y Urss, y los médicos de la época se encontraron con el problema de cómo conocer la salud de los astronautas que permanecían largo tiempo en el espacio; aquí nació la medicina aerospacial en la que se unieron expertos de muy distintas ramas de la ciencia, médicos, ingenieros, informáticos y físicos, hasta desarrollar distintos aparatos con sensores que podían detectar a distancia, los mismos parámetros que, hasta ese momento, detectaba una analítica de sangre.

Como comentamos anteriormente, la base fundamental de toda esta tecnología, es que cuando una persona enferma, se manifiesta primero como una disfunción, con una distorsión de sus campos electromagnéticos celulares, tanto en intensidad como en frecuencia, y si el problema persiste en el tiempo y se cronifica, llegará a plasmarse una patología en la materia, tanto a nivel químico como orgánico.

El analizador cuántico bioeléctrico es una gran herramienta de apoyo para su uso en distintas ramas de la medicina, la rehabilitación, la fisioterapia, y otras terapias manuales y energéticas, y tiene la ventaja de ser práctico, sencillo, rápido, indoloro, no invasivo, con una tasa alta de fiabilidad y sobre todo es capaz de detectar tendencias disfuncionales antes de que una patología orgánica se manifieste, así como de determinar los niveles relativos de ciertas sustancias como vitaminas, minerales, hormonas….

Finalmente recalcar que para obtener valores no distorsionados, es muy importante, 2 días antes de realizar la prueba, no haber ingerido café, alcohol, medicamentos ni suplementos alimenticios y encontrarse en un estado y de descanso y relajación.