FOTOTERAPIA BIOPTRON:  TECNOLOGÍA SUIZA DE VANGUARDIA

¡NOVEDAD, ÚNICO EN SANTANDER!

HISTORIA DE LA HELIOTERAPIA Y FOTOTERAPIA

rouviere-biotropLa fototerapia tiene una larga trayectoria en la historia de la humanidad, a lo largo de los siglos y en todas las culturas del mundo, se ha reconocido la importancia de la luz para el correcto funcionamiento del organismo, no en vano sin luz no existiría la vida en este planeta.

La primera fuente de luz utilizada en la historia con fines médicos, fue la luz solar, los antiguos la llamaron helioterapia; los primeros registros históricos indican que su uso se remonta al 1400 a.C, tanto la medicina china como la ayurvédica hindú trataban las distintas afecciones dermatológicas mediante una combinación de plantas más exposición controlada a la luz solar; posteriormente Hipócrates , hacia el siglo V a.C, recomendaba la luz solar para la cura de una gran variedad de enfermedades.

Los distintos médicos egipcios, griegos( entre ellos Galeno en el siglo2 d.C), romanosy árabes incluían la fototerapia en los tratamientos médicos generales, a pesar de que en aquella época no se disponía aún de los medios tecnológicos adecuados para avalar científicamente dicha terapia.

A finales del siglo 19, eran muchos los médicos los que reconocían la valía de la helioterapia, entre otros  Sebastian Kneipp, médico alemán precursor la hidroterapia combinada con baños de sol.

Con el paso del tiempo y la evolución tecnológica, los importantes efectos terapéuticos de la luz  solar impulsaron a muchos investigadores a desarrollar radiación solar filtrada y fuentes de luz artificial beneficiosas para la salud. En 1893, el médico danés Niels Ryberg Finsen trató con éxito a más de 950 pacientes con tuberculosis cutánea, tras inventar uno de los primeros dispositivos capaces de producir “luz solar” filtrada sintetizada artificialmente, con la ventaja de que permitía controlar tanto la intensidad como el espectro de luz emitida. En 1903 recibió el premio Nobel de medicina por su investigación en el campo de la fototerapia y sus excelentes resultados en distintas patologías.

Pero los verdaderos promotores de la fototerapia moderna fueron sus discípulos suizos Oscar Bernhard(1861-1939) y Auguste Rollier(1874-1954), quienes a principios del siglo 20, abrieron decenas de hospitales para pacientes con tuberculosis, raquitismo, heridas ulcerosas y postquirúrgicas, expuestos directamente a la luz solar de los Alpes helvéticos.

Paralelamente otro científico alemán, Robert Koch, ganador del premio Nobel en 1905, demostró que la exposición directa a luz solar era letal contra el bacilo de la tuberculosis.

Otros investigadores del siglo 20 como K.Kuldschinski en 1919, A.F Hess y M.B.Gutman en 1922, A.O.R Windauss( premio Nobel de química en 1928 ),K.M Soames y H.Goldblatt en 1923, H.Steenbock y A.Black en 1924, demostraron los beneficios de los baños de sol para curar el raquitismo, ya que estos aumentaban la producción y absorción de la vitamina D. Incluso cada vez hay más investigadores que creen que el déficit de esta vitamina en los países industrializados con poca exposición a la luz solar( contaminación, lugares de trabajo cerrados…), es causa en parte de ciertas enfermedades modernas desde el cáncer, enfermedades autoinmunes, problemas músculoesqueléticos, depresión…

rouviere-biotrop2Hacia mitad del siglo 20, otros investigadores como R.J.CRemer, demostró en 1958 los efectos beneficiosos de la luz solar sobre los niveles de bilirrubina en los recién nacidos con ictericia.

Johanna Budwig, eminente científica alemana fallecida en 2003, con 7 nominaciones al premio Nobel, demostró con éxito la importancia de la absorción en el organismo de energía bioeléctrica de los fotones solares y de oxígeno a través de la capa de ácidos grasos poliinsaturados de las células, para el tratamiento de numeroso cánceres, cuyo metabolismo se ve favorecido en ambientes celulares anaeróbicos, es decir carentes de oxígeno y de electrones libres de alto valor bioeléctrico.

Finalmente, en 2012, el médico e investigador mejicano Arturo Solis, paralelamente a las investigaciones del doctor C.Critchley sobre el papel de las distintas frecuencias electromagnéticas en la melanina, obtuvo hallazgos sorprendentes sobre la capacidad de dicha melanina para obtener energía, mediante una reacción bioquímicoeléctrica entre el agua contenida en ella y la radiación electromagnética solar y cósmica. Curiosamente la melanina no sólo se encuentra en nuestra piel para absorber las longitudes de onda solares beneficiosas y cantidad de radiación necesaria, al mismo tiempo que protege al organismo del resto de radiaciones perjudiciales, sino que también se ha demostrado en estudios recientes que se encuentra en el epitelio digestivo, los huesos, el corazón, la corteza suprarrenal, el nervio vago , ciertas áreas del cerebro y las meninges y sobre todo en los ojos( parece ser que a través de un complejo funcionamiento fotooculoendocrino, tanto la retina y el iris por su alto contenido en agua y ácidos grasos, absorben los rayos solares que entran de manera oblícua en el ojo, convirtiendo los fotones de luz solar en energía biológica de protones y electrones libres que potencian el metabolismo celular no sólo a nivel ocular sino también en el resto de células del organismo, estudios que confirman los realizados por la doctora Budwig).

Éste último dato corroborado muy recientemente por un científico  y doctor en biofísica y medicina alemán llamado Fritz Albert Popp, el cual con tecnología de última generación ha conseguido visualizar que todas las células sanas del organismo emiten una luz de muy baja intensidad, y cuando enfermamos, esas células van perdiendo paulatinamente luz hasta hacerse imperceptible, lo que conlleva a la muerte celular o apoptosis.

LA LUZ ES ESENCIAL PARA NUESTRA VIDA Y NUESTRA SALUD

La luz tiene un papel fundamental en la salud, es más sabemos que la vida en este planeta no podría existir sin ella. Curiosamente en los países nórdicos, donde la exposición a la luz solar es escasa a lo largo del año, los índices de suicidios, depresión, alteraciones hormonales y trastorno afectivo estacional son de los más elevados del mundo a pesar de tener los niveles de “calidad de vida” más altos del mundo.

Es por ello, que este hecho nos hace pensar que los beneficios de la luz van mucho más allá de nuestra sensación personal de comodidad y bienestar: la luz, como el oxígeno y el agua, influye esencialmente en nuestro correcto funcionamiento biológico, metabólico e inmunológico, ya que la mayoría de enzimas y hormonas, necesitan luz para funcionar adecuadamente. Como comentamos anteriormente, tanto la síntesis y absorción de vitamina D, como las enzimas necesarias para bloquear la ictericia del recién nacido, necesitan luz solar para realizar su función, pero también cabe destacar que la fototerapia es muy útil en diversas alteraciones musculoesqueléticas y reumatológicas, cicatrización de heridas y úlceras, e incluso en afecciones dermatológicas rebeldes.

En definitiva, la luz influye directamente en múltiples funciones en el organismo, por lo que su falta puede perturbar nuestra salud y afectar los procesos fisiológicos normales de todo nuestro cuerpo, haciendo que más tarde o más temprano aparezca una enfermedad.

UN AVANCE REVOLUCIONARIO EN FOTOTERAPIA: BIOPTRON.

Cuando empezó a desarrollarse la fotomedicina como alternativa a la helioterapia, se usaba principalmente lámparas infrarrojas y ultravioletas.

A principios de los ochenta, un equipo de científicos se plantearon la posibilidad de crear una fuente artificial que imitara a la luz solar, pero que funcionara con prácticamente todo el espectro de luz visible y la parte más baja de la radiación infrarroja, por lo que nació el SISTEMA DE FOTOTERAPIA BIOPTRON.

Se trata de un dispositivo médico que dispone de una unidad óptica emisora de luz específica, similar a una parte del espectro electromagnético que produce el sol de forma natural, pero sin los efectos perjudiciales del resto de las radiaciones, entre ellas,  la radiación ultravioleta y la parte más alta de la radiación infrarroja.

La luz BIOPTRON produce los llamados efectos bioestimulantes, su aplicación directa sobre la piel, sin riesgo de quemaduras y efectos secundarios, estimula las biomoléculas y las estructuras sensibles a la luz: como consecuencia se inicia una serie de reacciones celulares en cadena, las cuales no se limitan exclusivamente al área de la piel expuesta, sino también al resto del organismo.

Los distintos tejidos y células del cuerpo presentan unas propiedades particulares que determinarán qué longitudes de onda de luz específicas se absorberán, para provocar así una respuesta biológica y un efecto terapéutico, es por ello que el dispositivo de luz BIOPTRON  combina varias longitudes de onda para cubrir así todas las necesidades del organismo.

biotrop-ficha