Biomagnetismo en Santander

Par Bio MagneticoEl biomagnetismo es un arte y una ciencia antigua, basado en la sanación a través del uso de imanes. El uso de imanes no es un sistema nuevo, hay referencia de ello en archivos muy antiguos de conocimiento humano, sin embargo con el paso del tiempo este sistema se fue olvidando hasta casi su total extinción.

Sin embargo tras la 2º Guerra Mundial y sobre todo a finales del siglo XX, se retomó y se perfeccionó este sistema con trabajos importantes, principalmente en Estados Unidos y Rusia, sobre el efecto de los campos magnéticos en patologías neurológicas, en la piezoelectricidad ósea, en la regeneración del colágeno, en la reducción del dolor y la inflamación, en la mejora de la circulación sanguínea y linfática, en la secreción de hormonas, en la reabsorción de quistes y en la regeneración celular y tisular.

El Par Biomagnético, descubierto en Méjico, por el Doctor Isaac Goiz Duran en 1988 y avalado por su éxito en el tratamiento de más de 50.000 pacientes, utiliza los principios ya conocidos del magnetismo sobre los tejidos pero yendo más allá, ya que nos proporciona una nueva y revolucionaria herramienta de trabajo que nos permite diagnosticar en poco tiempo el origen de la enfermedad, ya sea por la presencia de patógenos (virus, bacterias, hongos o parásitos ), disfunciones orgánicas, desajustes glandulares y endocrinos, inflamaciones….

Par Bio Magnético

Todo ello nos ha permitido (a parte de los tratamientos médicos y fisioterapeúticos tradicionales) tratar con más eficacia enfermedades complejas, crónicas y degenerativas, tales como la fibromialgia, espondilitis anquilosante, artritis, artrosis degenerativas, osteoporosis, reumatismos articulares, lupus, problemas gastrointestinales y respiratorios… y mientras se respete el concepto dual y bipolar de toda patología, este método nos permite tratar todas estas enfermedades de forma sencilla y eficaz, aplicando campos magnéticos contrarios en zonas específicas, las cuales al ser repolarizadas, recuperan su valor fisiológico de Ph neutro o próximo a 7.

Este proceso nos llevará a un equilibrio y una autorregulación del organismo, lo que provocará una recuperación de la salud de forma paulatina y duradera, siempre y cuando el órgano o tejido afectado no haya llegado a un proceso de degeneración irreversible.