TU SALUD: FRUTO DE UNA DECISIÓN

julio 12, 2016  |   Blog   |     |   0 Comment

foto salud

Hace un tiempo, cayó en mis manos un artículo acerca del uso responsable de la energía en el que destacaba el comentario de un niño de 7 años: “el calor está en todas partes, incluso cuando hace frío, sólo debes saber buscarlo y cómo conservarlo”. Esta sencilla frase aúna en muy pocas palabras todo lo que brevemente voy a exponer aquí: el uso inteligente de los recursos energéticos del cuerpo.

Todos hemos oído en alguna ocasión la frase “escucha tu cuerpo”, y en general nos la tomamos muy a la ligera; sin embargo un dolor o malestar a menudo manifiestan nuestra manera no muy natural y poco fisiológica de vivir, por lo que habitualmente pagamos un alto precio a través de una pérdida paulatina tanto del movimiento funcional como de nuestra vitalidad, todo lo cual lleva indefectiblemente a un deterioro progresivo de la salud.

Nuestro organismo está perfectamente conformado para realizar movimientos al máximo rendimiento con un mínimo gasto energético, y para ejecutar cualquier actividad de manera efectiva, necesitamos siempre una cierta cantidad de energía; podríamos decir que MOVIMIENTO+ENERGÍA=SALUD, sin embargo la mayoría de las veces, los terapeutas nos encontramos con pacientes que presentan el siguiente cuadro:

– Movimientos anulados, reducidos o inadecuados.

– Gran pérdida de energía a lo largo del día, desde hace tiempo y sin posibilidad de reposición.

Yo me pregunto entonces ¿cómo movernos adecuadamente si apenas disponemos de energía? Dicho de otra manera ¿de qué sirve llevar el coche al taller, si circulamos permanentemente en reserva de combustible?                                                                                                                                                                     Por ello es por lo me aventuro a plantear si el papel de los profesionales de la salud es no sólo ayudar a los pacientes a recuperarse de sus distintas patologías, sino también a hacerse responsables de su salud, procurando que tomen conciencia de que son sus hábitos los que a menudo les hacen enfermar, y los cambios que realicen los que les posibiliten sanar y prevenir otras enfermedades.

¿Cuáles son los hábitos más comunes que nos hacen despilfarrar nuestros recursos energéticos?

1º Sedentarismo e higiene postural inadecuada.                                                                                                         2º Alteración de la función respiratoria.                                                                                                                       3º Alimentación inapropiada y deshidratación.                                                                                                          4º Contaminación química y electromagnética.                                                                                                          5º Evacuaciones insuficientes (heces y orina).                                                                                                             6º Estrés mental y vida acelerada.                                                                                                                                  7º Creencias limitantes y represión de las emociones.                                                                                               8º Escaso contacto con la naturaleza y la luz solar.                                                                                                    9º Falta de sueño.                                                                                                                                                             10º Poco tiempo para uno mismo (silencio, ocio, hobbies…).

Si somos honestos con nosotros mismos, en general hemos incorporado gran parte de estos hábitos a nuestras rutinas diarias, por tanto ¿cómo vamos a gozar de una mínima salud, si la mayoría de ellos impide el cumplimiento de las necesidades más básicas para sobrevivir?

En un posterior artículo comentaré las distintas estrategias para revertir nuestras costumbres “nocivas”, aunque algunas son de una lógica y sentido común tan aplastantes, que las hemos olvidado o dejado de lado; lo que más bien me interesa recalcar aquí y ahora, es que el hecho de intentar silenciar cualquier síntoma sin comprender su causa, es como tapar una gotera sin buscar su origen, al final acabaremos sufriendo una inundación.

Sin embargo, si tomamos la decisión de dejar de ver la enfermedad como algo contra lo que debemos luchar, para más bien recibirla como un regalo en el que se nos brinda continuamente la oportunidad de escuchar su significado, nos colocaremos en disposición de transformar nuestros hábitos y manera de vivir, y por ende de mejorar nuestra salud.